COMUNICADO VOCALÍA DE MÉDICOS DE HOSPITALES

EN EL UMBRAL DE LA DESESCALADA

Después de un año de dramática pandemia, parece que la llegada de las vacunas, los confinamientos selectivos y la acompañante disminución de la incidencia de infección por el SARS CoV-2, nos lleve a una mejoría, que debe repercutir directamente en mejorar la asistencia a nuestros pacientes, tanto en hospitales como en centros de salud. Hemos de reconocer que la presencia en nuestra Comunidad de un comité de expertos, compuesto por personal sanitario de primera línea, ha ayudado a tomar decisiones sanitarias antes que políticas, repercutiendo en una mejora en las cifras de contagios.


No por ello debemos de olvidar aquellas dolorosas situaciones vividas, donde la extrema presión asistencial, unido a la falta de material de protección, condicionaba negativamente las posibilidades de contagio, más aún en el personal de servicios directamente enfrentados cara a cara con el Coronavirus, como Urgencias, UCI, Infecciosos, Medicina Interna, Neumología…., sin olvidarnos de la Atención Primaria. La incertidumbre, el miedo al contagio o a contagiar a tus familiares, miedo a no saber manejar una patología para nosotros desconocida, son sentimientos que afloraron en muchos, pero no por ellos se nos olvidó lo que representa ser sanitario: solidaridad, entrega, trabajo, vocación y esfuerzo. Todo ello permitió que el sistema sanitario no colapsara, y se prestara asistencia a todos y cada uno de los pacientes que requerían nuestra atención. Ni somos héroes ni nuestra profesión implica jugarse la vida, y muchos se la jugaron y la perdieron, sin abandonar nunca sus obligaciones para con los pacientes.


También tenemos presente la emotiva reacción de la población, con sus aplausos hacia la labor de todos los sanitarios, pero más aun su solidaridad organizándose para hacer o adquirir material como mascarillas, pantallas protectoras o material impermeable, mientras las Administraciones no lo conseguían.


Este reconocimiento a nuestra labor no se ha visto reflejado en una actitud más activa de nuestras Autoridades Sanitarias. En este que podríamos llamar “umbral de desescalada”, los problemas estructurales permanecen sin resolverse. Esta preocupante inacción ha llevado a una movilización de los médicos del HULA, a concentraciones mensuales a la puerta de la institución.


Desde el Colegio Oficial de Médicos de Lugo, como órgano representativo de los profesionales médicos queremos mostrar, toda la Junta Directiva, nuestra solidaridad y apoyo a las reivindicaciones de nuestros colegiados, por ello EXIGIMOS un compromiso expreso de nuestras Autoridades Sanitarias para:


1. Acabar con la precariedad laboral a todos los niveles. Las plazas eventuales y fuera de plantilla deben de pasar a estructurales, tal como legalmente les corresponde. Ha tenido que llegar una pandemia para, por un lado dejar al descubierto la precariedad en la que se desenvuelve la profesión, y por otro mostrar las carencias, que se han ido resolviendo con el esfuerzo de cada uno de nosotros, doblando turnos, renunciando a descansos, etc. La estabilidad personal y profesional mejora la calidad asistencial.
2. Evitar la masificación de las consultas, agilizar las listas de espera y contratar personal suficiente, para ofrecer una mínima calidad asistencial. No más recortes sanitarios.
3. Potenciar la Atención Primaria en personal, medios y recursos por ser coste eficiente
4. En todas las profesiones una mayor dedicación lleva aparejada una mejoría en la retribución. Los médicos no queremos ser menos. Nuestra vocación y entrega está suficientemente probada. El reconocimiento de las Autoridades sigue pendiente.
5. El apoyo a la creación de mayor número de plazas MIR, y la mejora de sus condiciones económicas y laborales; las existentes no son capaces de cubrir las jubilaciones que se producirán en los próximos años.
6. Mantener el apoyo parlamentario e impulsar la creación de nuevas Especialidades, que mejorarían la calidad asistencial de nuestros pacientes, como Infecciosos y, Urgencias y Emergencias, esta ultima presente en toda Europa menos en 3 países, uno de ellos España, donde si existe en la Sanidad Militar
Estas manifestaciones no son más que una postura que intenta reclamar unas condiciones de trabajo dignas, una mejora en la asistencia de nuestros pacientes, con un espíritu de defensa de la Sanidad Pública, pilar básico de nuestra sociedad, que es a la fin y a la postre nuestro único objetivo.




Volver